Contact Form

Special offers for marketing & sales managers...

Special offers for marketing & sales managers...



Diseño del Logotipo Ideal

Diseño de logo ideal

El objetivo de un logo es representar a una compañía e incrementar progresivamente el reconocimiento por parte del cliente. Por lo tanto, debe presentar una idea y un concepto acerca de la empresa que no desconcierten al consumidor, es decir, que sean clara y fácilmente identificables. Además, el logo debe ser único y no debe prestarse a confusión con otros logos. Mientras más original y único sea un logo, más fácil será que quede grabado en la mente del público.

Es importante utilizar colores, ya que en ocasiones son estos los que llevan a que una marca sea asociada con un determinado producto. Esto ocurre porque a veces se produce una relación entre una tonalidad y un rubro o un tipo de producto. El celeste y el verde, por ejemplo, son colores que la gente generalmente asocia con objetos livianos y de poco peso. De ahí que muchos productos dietéticos incluyan dichos colores al diseñar su logo. Por otra parte, si una compañía utiliza el mismo color tanto en su logo como en los productos que lanza al mercado, con el paso del tiempo las personas empezarán a crear un vínculo inconsciente entre este color y la marca. Un ejemplo es el caso de la compañía Coca Cola. En todos los productos y las publicidades de esta empresa el color rojo siempre está presente. Como consecuencia, cuando algunas personas ven una publicidad en donde predomina el rojo, inconscientemente tienden a asociarla con esta marca.

Se recomienda evitar el uso de fotografías o imágenes complejas, ya que los rostros y otras imágenes en las cuales hay muchos detalles son difíciles de recordar y, por lo tanto, no benefician el objetivo buscado por el diseño de un logo. A menos que el propósito de una organización sea que la asocien con creencias sociales, políticas o religiosas, es preferible evitar el uso de imágenes alegóricas. Si el logo produce en el público la impresión incorrecta, lo que generará es una pérdida de clientes potenciales. A menos que sea la intención de una compañía apuntar a un cierto grupo social, político o religioso, su logo tiene que complacer a todas las personas y nunca estar restringido a una minoría.

El logo ideal es aquel que llama la atención y queda grabado en la memoria del público. Tiene que ser pegadizo, fijarse en la mente de quien lo ve. Lo que se logrará con esto es que cualquier persona que lo vea, por más que en ese momento no esté interesada en la compañía, pueda recordar este emblema en caso de necesitarlo en un futuro. Si el logo tiene un trabajo de diseño eficiente quedará fijado en la memoria de este individuo y será fácilmente recordado.

Un buen logo debe transmitir el significado deseado por una compañía. No debe caber ninguna duda acerca de qué representa el logo. El hecho de que un logo sea único y original son las dos características que llevan a la eficiencia. En lo que respecta a imágenes y letras, el logo ideal tiene que ser principalmente legible. La legibilidad de una frase está en estrecha relación con cuán efectiva sea la comunicación. Muchas letras y detalles hacen que el público pierda el foco de atención y que, con ello, el logo pierda efectividad. El diseñador debe utilizar criterios estéticos que no estén sujetos a los cambios que puedan producirse en la moda, ya que el logo debe ser perpetuado en el tiempo. En lo que concierne a la transmisión de información, uno de los aspectos más importantes a considerar es que el mensaje sea claro y de fácil comprensión.

Para lograr un buen logo es necesario estar familiarizado con las leyes del diseño:

  • El movimiento: Las figuras que no tienen estabilidad aumentan la sensación de movimiento. Del mismo modo, aquellas imágenes que aparecen superpuestas nos hacen creer que la figura se mueve y cambia de posición. Este tipo de imágenes son de gran utilidad para las compañías que se dedican a la compra venta de equipamiento deportivo, o para aquellas instituciones que organizan eventos relacionados con el deporte. Otra técnica para crear la sensación de movimiento es la repetición de formas geométricas, la cual causa que el ojo humano genere movimiento en una imagen que está estática.
  • El balance: Los objetos que tienen el mismo peso están balanceados. Los factores que afectan el balance visual son el tamaño, la forma y el color de los objetos de los cuales está compuesta una imagen. En lo que refiere a colores, por ejemplo, una imagen que en una de sus mitades tiene un elemento oscuro puede balancearse si se incluyen en su otra mitad varios elementos más claros. Lo mismo sucede con los colores vibrantes, los cuales pueden ser balanceados con la presencia de colores más neutrales. Una imagen que no tiene balance es una imagen que provoca una sensación tensa y que será evitada por el público. El ojo humano tiende a evadir aquellas figuras que puedan resultarle desagradables o que le provoquen algún tipo de malestar visual. Este tipo de formas, por lo tanto, deben evitarse ya que la finalidad del diseño es atraer al público y no alejarlo.
  • El énfasis: Un buen método para atraer la atención es utilizar un punto como foco. Es decir, enfatizar un objeto y hacer que el mismo adquiera importancia primordial en el logo. Con frecuencia el objeto percibido como foco de una imagen es el que aparece en el centro de la misma.
  • La unidad: Los distintos elementos que conforman un diseño gráfico necesitan ligarse de manera tal que parezcan uno solo y sean percibidos como un todo. Esto permite que el público vea un diseño consistente y pueda entonces identificar su significado con más facilidad. La repetición de un color, una forma o un objeto también puede usarse para llegar a la unidad entre los elementos que conforman un diseño, ya que la mente humana tiende a agrupar aquellos elementos que son similares.


¿Qué es un Logotipo?

Razones para Tener un Logotipo

Diseñadores de Logotipos

Logotipos Corporativos

Pasos e Instrucciones para el Diseño de un Logotipo

Diseño del Logotipo Ideal

Psicología en un Logotipo